COVID en Casa

Una guía colaborativa para el cuidado de COVID-19

Este sitio web se creó como resultado de la pandemia COVID-19, pero gran parte de los consejos que pueden encontrar aquí son aplicables en otras circunstancias. Mucho de lo que se discute aquí puede ser de sentido común para algunos, pero sentimos que es bueno tener consejos y listas de control para las etapas de la enfermedad en un solo lugar. Aunque consultamos con enfermeras y médicos sobre muchos de estos consejos, la mayor parte de este texto fue escrito por personas sin formación médica, tratando de descifrar lo que tiene sentido en esta nueva situación.

POR FAVOR, LEA LO SIGUIENTE

Queremos ser claros: ESCUCHE A LAS AUTORIDADES DE SALUD LOCALES, DOCTORES Y ENFERMEROS cuando te den a elegir entre eso y algo que hayas encontrado en Internet.

La información en este sitio web se proporciona con fines informativos solamente y no pretende ser un sustituto del asesoramiento proporcionado por un médico o profesional sanitario cualificado. Los pacientes no deben utilizar la información aquí proporcionada para diagnosticar una condición de salud, problema o enfermedad. Los pacientes siempre deben consultar con un médico u otro profesional de la salud para obtener asesoramiento médico o información sobre el diagnóstico y el tratamiento.

EN CASO DE EMERGENCIA, MARQUE EL NÚMERO DE TELÉFONO DE EMERGENCIA DE SU LOCALIDAD.

Cuando empezamos a escribir para este sitio en Berlín, Alemania, en la segunda semana de marzo de 2020, todavía mucho no estaba claro sobre el virus, pero el número de infectados y muertos aumentaba constantemente, más recientemente en Italia. Aunque no es ahora - ni nunca - un buen momento para el pánico, creemos que es hora de pensar y prepararse.

Esta guía se basa en la suposición de que en los próximos meses, más gente de lo habitual se enfermará o tendrá personas enfermas en sus vidas. Esperemos lo mejor, pero vamos a asumir que los médicos y los hospitales van a estar muy ocupados, si no sobrecargados. Tenemos que enfrentarnos a la posibilidad de que algunas de las personas que normalmente serían atendidas bajo supervisión médica necesiten ser atendidas en casa. Esperamos que parte de la información aquí contenida les dé cierta confianza en el tratamiento de esta enfermedad, que por sí misma reducirá la carga de los médicos y enfermeras que, por lo que parece, estarán bastante ocupados en las próximas semanas y meses. Al mismo tiempo, esperamos darles información que les ayude a saber cuándo es el momento de obtener ayuda médica profesional. Lograr que muchas personas entiendan ese equilibrio puede marcar la diferencia en el futuro.

Esta guía contiene consejos generales que deberían ser aplicables en muchos lugares. Podemos añadir información específica de ciertos países o regiones, pero debes estar atento a información más específica de otras fuentes creíbles que sea más local en el lugar donde te encuentres.

Algunos de los autores de este sitio web no son conocidos como grandes fanáticos del gobierno y la autoridad, pero en este momento la confianza en las autoridades de salud pública es vital. Donde haya discrepancias, confíe en fuentes de buena reputación como:

Conozca los hechos:

Recuerde que no hay diferencia en el potencial de infección entre amigos y extraños. No hay ninguna raza, grupo étnico o nacionalidad que sea innatamente más probable que contraiga o transmita el virus que otra. Intente ayudar a los demás cuando pueda sin estar en contacto con grandes grupos de personas innecesariamente. Hay compensaciones obvias aquí que cada uno tiene que sopesar por sí mismo. Algunas personas necesitarán tener más contacto con otras personas. Frenar la propagación nunca es absoluto, pero en toda la sociedad, nuestros esfuerzos siguen funcionando cuando cada uno hace lo que puede, dentro de sus límites.

*En este punto el sitio utiliza unidades métricas en muchos lugares, aunque a veces se proporcionan tanto unidades métricas como imperiales. Esperamos ofrecer versiones métricas e imperiales de todo en los próximos días.

Si tienes idea de como este sitio puede mejorar, escribenos un issue en Github en este enlace clic aquí. Como puedes ver allí, el backend de este sitio web está en Github, así que si conoces ese entorno probablemente puedas pensar en otras formas de ayudar. Para tener éxito, este proyecto tendrá que ser un esfuerzo collaborativo creciente.*

  

Nivel 1 – Saludable

Evita ser contagiado

(O evita infectar a otros si eres asintomático / te sientes bien, pero en eres portador del virus COVID-19. Los casos asintomáticos siguen siendo infecciosos.)

Cuando sea posible, sigue las instrucciones de las autoridades. Esto incluye algunas de las pautas ya conocidas para el distanciamiento social:

Recuerde que no hay diferencia en el potencial de infección entre amigos y extraños. No hay ninguna raza, grupo étnico o nacionalidad que sea innatamente más probable que contraiga o transmita el virus que otra. Intenta ayudar a los demás cuando puedas, sin estar innecesariamente en contacto con grandes grupos de personas. Hay obvias concesiones que cada uno tiene que sopesar por sí mismo. Algunas personas necesitarán tener más contacto que otras. La disminución de la propagación nunca es absoluta, pero en toda la sociedad, nuestros esfuerzos siguen funcionando cuando cada uno hace lo que puede, dentro de sus límites.

Mantente saludable

Además, puedes hacer cosas para mantenerte lo más saludable posible:

Bienestar psicológico

La situación con el COVID-19 va a ser dificil para todos nosotros en algún momento, y va a afectar a todos y cada uno de nosotros de manera diferente. Consulte nuestra página con recomendaciones, consejos y sugerencias para el bienestar psicológico.

Prepárate

Además de todo esto, puedes prepararte para que estés familiarizado con las cosas que tendrás que hacer cuando la enfermedad llame a tu puerta. Lee el resto de esta guía. Es estadísticamente improbable que alguien en su casa desarrolle complicaciones que pongan en peligro la vida, y esperamos que haya suficiente atención médica para todos. Pero no está de más estar un poco más preparado para el peor de los casos. Sin embargo, recuerda que no hay razón para el pánico, respira profundamente y continúa con tu vida normal tanto como sea posible.

Consiga todo lo que necesita

Hicimos una página de compras que enumera cosas útiles que pueden ayudarte a cuidar de ti mismo y de los demás.

Condiciones médicas existentes

Si tu o tus seres queridos tienen condiciones médicas existentes, ahora es el momento de leer sobre cómo estas condiciones podrían empeorar por el COVID-19 / neumonía. Asegúrate de tener suficientes medicamentos necesarios. Asegúrate además de tener toda la información pertinente para el tratamiento (información de contacto de los médicos, resultados de laboratorio recientes, qué cantidad de medicamentos está tomando el paciente). Suponga por un momento que su médico de cabecera no está ahí y que tiene que explicarle todo a un nuevo médico que tiene muy poco tiempo. Una línea de tiempo reciente de visitas, resultados, etc. estaría bien. ¿Qué es lo que no debes olvidar? ¡Escríbelo ahora!

¿Qué tipo de condiciones médicas existentes son especialmente propensas a hacerte a ti o a tus seres queridos vulnerables a problemas más severos del COVID-19?

Cuidados preventivos

Si la situación sigue siendo algo normal en el lugar donde te encuentras, puede ser un buen momento para preguntarle a tu médico qué debes hacer ahora y qué debes hacer si te enfermas. Si aún no te has vacunado contra la gripe estacional, la neumonía neumocócica o la meningitis meningocócica, ahora también puede ser un buen momento para preguntarle a tu médico si eres candidato para esas vacunas. Vacunarse ahora, si tu médico lo aconseja, puede ayudar a prevenir que otra infección agrave los problemas que puede causar el COVID-19, en caso de que te infectes más tarde.

Durante las pandemias, es típico que se cancelen o retrasen las inmunizaciones infantiles, la asistencia sanitaria materna y la asistencia sanitaria para enfermedades crónicas porque los médicos, las enfermeras, los hospitales y el resto del sistema de asistencia sanitaria pueden estar sobrecargados y porque las personas pueden tener miedo de ir a los consultorios médicos o a los hospitales por temor (a veces racional) a exponerse a la enfermedad. En caso de que tu área no esté aún muy afectada por COVID-19: ¿Hay alguna vacuna infantil normal que quiera asegurarse de que tu hijo reciba mientras pueda? ¿Hay algún cuidado prenatal o de rutina para una condición de salud crónica que puedas obtener ahora en vez de en un mes? ¿Qué hay de otras condiciones que son dolencias comunes para ti o tus seres queridos? ¿Hay algo que puedas hacer para prepararte en caso que el acceso a la atención médica normal no sea posible en los próximos meses? Hazlo ahora.

  

Nivel 2 – Síntomas emergentes

Asegurate de revisar si sufres algunos de los siguientes síntomas iniciales:

Los síntomas también pueden incluir dolor de cabeza, escalofríos, mareos, congestión nasal, dolor abdominal, diarrea, náuseas y vómitos.

¿Se ha extendido COVID-19 en la comunidad donde vives? ¿O has estado en un área afectada o cerca de alguien que estaba en un área afectada? Entonces tus síntomas podrían ser muy bien el COVID-19. Pero recuerda: en muchas áreas, las probabilidades de que sea otra cosa serán aún mayores.

Nota: La fiebre no es subjetiva. Necesitará un termómetro (o dos), y llevar un registro de al menos la temperatura diaria. Si elige tomar la temperatura internamente (es decir, en el recto), será más preciso. Asegúrate de tener suficientes toallitas y alcohol para limpiar el termómetro después de cada uso. Si tomas la temperatura por vía oral, no comas ni bebas durante 20 minutos antes. De cualquier manera, anota el método en el registro para que el personal sanitario sepa cuál es. (Alrededor de 0,7 grados centígrados se añade a menudo a las temperaturas orales.) Aquí hay algunas buenas instrucciones para cómo tomar la temperatura oral.

Diagnóstico

Habrá diferentes políticas en torno a las pruebas del COVID-19 en función de dónde te encuentres y en qué fase de la pandemia se encuentre tu zona. Revisa en línea, llama a los números oficiales de la línea directa, sigue las pautas oficiales y considera la posibilidad de conducir hasta un centro de pruebas con auto-servicio si tu área tiene uno y el paciente califica para las pruebas. No deberías aparecer en la oficina de un doctor o en un hospital sin avisar si acabas de experimentar los primeros síntomas.

Recuerda: Los hospitales son malos lugares para estar hasta que tienes que estar allí: Tu o el paciente corren el riesgo de contraer infecciones adicionales que, cuando son bacterianas o fúngicas, es mucho más probable que sean resistentes a los tratamientos estándar debido a la naturaleza del ambiente del hospital. También: Muchos hospitales van a estar sobrecargados.

Que no cunda el pánico - Los Buenos Preocupados

Para la mayoría de la gente, esto será lo peor que pasará: estarás un poco enfermo, luego te pondrás mejor, y listo. Al mismo tiempo, algunas personas no serán tan afortunadas. Aunque sólo un porcentaje relativamente pequeño de los afectados necesite atención médica, esto supondrá una grave carga para los médicos, el personal de enfermería y los recursos médicos disponibles. Pero todos podemos ayudar. Los “Buenos Preocupados” son personas que visitan al doctor cuando no están realmente (tan) enfermos, porque necesitan tranquilidad. Las próximas semanas y meses no son un buen momento para eso. Este sitio web tiene como objetivo darte más confianza y preparación para cuidar de ti mismo, de tus amigos y de tus seres queridos hasta que realmente necesiten ayuda profesional.

Auto-cuarentena

Hasta que se realice una prueba y dependiendo de dónde estés y dónde hayas estado, puede ser prudente asumir que el paciente (¿tu mismo? ¿un familiar?) tiene COVID-19. Esto implica la autocuarentena en casa: no más visitas, un mensaje en la puerta, y el paciente no debe salir a menos que no haya posibilidad de encontrarse con alguien. Las diferentes áreas tienen diferentes normas sobre lo que significa la autocuarentena cuando hay otras personas en el hogar. Si es posible, querrás equivocarte en el lado de la seguridad e intentar que te entreguen todo a domicilio durante 2 semanas. Las cosas pueden cambiar, ya que en algunas zonas el virus se volverá tan común (endémico) que muchas personas lo habrán tenido. No se sabe en qué momento las distintas autoridades dejarán de analizar cada posible infección, y será diferente de una región a otra.

Familia, compañeros de apartamentos, etc.

Los miembros del hogar de las personas que se sabe o se sospecha que están infectadas deben tratarse a sí mismos como potencialmente infectados y también deben ponerse en cuarentena, manteniendo la máxima distancia posible del paciente durante todo el tiempo que éste pueda cuidarse. Esto significa estar en diferentes habitaciones, dormir en diferentes camas, comer por separado, usar diferentes platos y toallas, y cuando sea posible, usar diferentes baños.

Limpia regularmente todas las superficies que se tocan con frecuencia con cloro diluido en agua: 10 ml / 2 cucharaditas de cloro con medio litro / 2 tazas de agua (lavar cuidadosamente las herramientas de medición antes de volver a utilizarlas). Puedes poner esa solución en una botella con rociador para plantas en desuso. Debes darle un minuto al spray para que trabaje en las superficies antes de secarlo.

Ahora, antes de que sea muy tarde, es el momento de pensar en el Equipo de Protección Personal (EPP). Si puedes conseguir máscaras, usa una. Los guantes desechables, las batas de protección de manga larga y la protección de los ojos también pueden ser apropiados. La página de compras de este sitio web contiene algunas ideas de artículos de protección personal, así como información importante sobre cuándo y cómo usarlos.

En la mayoría de los lugares, probablemente llegará un momento en que el número de casos se dispare, muchas personas ya han tenido COVID-19, y las autoridades ya no mantendrán registros de quién lo ha tenido y quién no. La base entonces sigue siendo la misma: tratar de proteger a las personas mayores y a las personas con enfermedades existentes tanto como sea posible, y tratar de minimizar la propagación siempre que se pueda, lo mejor que se pueda. Recuerda: Cuanto más podamos frenar la propagación de la enfermedad, mejor para todos. Porque al reducir la propagación (es decir, aplanar una curva potencialmente exponencial), puede ayudar a disminuir el grado de agobio del sistema de salud. Esto a su vez aumenta la proporción y el número de personas que necesitan atención médica, que pueden acceder a ella. Esto ayuda a los médicos y enfermeras a salvar más vidas.

Diario

El momento en que empiezan los síntomas es el adecuado para iniciar un diario de la enfermedad.

Unas cuantas veces al día, preferiblemente en horas o puntos algo regulares de sus rutinas o ritmos normales (por ejemplo, todas las mañanas antes de hacer café o té), mide la temperatura, incluso si no sientes que tienes fiebre (todavía). Pésate una vez al día si es posible. También anota los ritmos respiratorios y cardíacos en las respiraciones y los latidos por minuto. Te acostumbrarás a hacer estas cosas, tendrás más práctica y (si empiezas pronto) te darás una idea de cómo son los valores (más o menos) saludables para ti. No es necesario, pero sí puntos extra si además mides la presión sanguínea y la oxigenación (Los dispositivos para medir estos valores son baratos, ver la página de compras).

Además, anota cualquier síntoma que tenga el paciente. Si tiene dolor, ¿dónde y cuándo es el dolor, y qué tan grave en una escala de 0 (ningún dolor) a 10 (el peor dolor imaginable)? ¿Qué tan grave es la tos? ¿De qué color si se está produciendo moco? Asegúrate de anotar qué medicación, si es que la hay, toma el paciente.

El paracetamol (también conocido como acetaminofén) es una buena opción para la fiebre y la supresión del dolor. Llevar un diario de la enfermedad con un registro de cuánto y cuando medicamento ha tomado, ayudará a asegurarse de que está tratando la fiebre adecuadamente, sin tomar más de la cantidad recomendada en un período de 24 horas.

Imprimir el diario de la enfermedad

Hicimos un diario de enfermedad imprimible que puedes usar para anotar toda la información que recoges cuando tomas la temperatura, la frecuencia respiratoria, etc. Por favor, revisa el formulario y nuestra página web sobre ello a través del enlace de arriba.

Recupérate

Trata el dolor y la fiebre con medicamentos de venta libre en las dosis seguras recomendadas. Usa paracetamol (también conocido como acetaminofén) si puedes. Están surgiendo preguntas sobre la seguridad del ibuprofeno y los anti-inflamatorios no esteroideos, así como de los corticosteroides y los antiinflamatorios esteroideos, en caso de coronavirus. Si es posible, evita su uso si tienes síntomas. Una opción adicional para tratar la fiebre es tomar una ducha o un baño. Una ducha puede ayudar a bajar la temperatura corporal (incluso cuando la temperatura del agua es cálida - no querrás subir accidentalmente la temperatura corporal haciéndote temblar con agua fría).

Intenta seguir comiendo alimentos nutritivos. Nada muy pesado, ni mucho al mismo tiempo. Muchas vitaminas y productos frescos. Carbohidratos adecuados (patatas, arroz, pasta, etc.). Inhala vapor de agua al menos tres veces al día. Salir a dar un paseo diario cuando sea posible, mientras se mantenga la distancia con otras personas. Si tu garganta está irritada, evita las bebidas ácidas (como los refrescos y los jugos) ya que pueden ser más irritantes; el agua y los tés son las mejores opciones.

Revisa el color y la cantidad de tu orina. Si es oscura (más colorida que clara), o no hay mucha, bebe más agua. Es muy importante evitar y tratar la deshidratación bebiendo lo suficiente, aunque puede ser difícil beber lo suficiente cuando se tiene fiebre / se suda mucho, y se sufre de fatiga y malestar debido a la enfermedad. Si estás intentando beber lo suficiente y comienzas a mostrar signos de deshidratación, como orina más oscura, también puedes intentar comer alimentos que contengan más agua (por ejemplo, pepino, naranjas, manzanas), beber un caldo o una sopa, o fijarte una pequeña meta (por ejemplo, cada vez que te levantas, bebes un vaso de agua).

La tos puede ser un esfuerzo importante y saludable por parte del cuerpo para limpiar los pulmones de líquido y así poder respirar más fácilmente. No evites una tos productiva todo el tiempo / sólo porque no quieres estar tosiendo. Sin embargo, si quieres tratar de suprimir la tos lo suficiente como para dormir bien y que tu cuerpo pueda curarse mejor por sí mismo, entonces los medicamentos de venta libre para la tos, los tés de hierbas como el anís/la manzanilla, el cacao y las pastillas pueden ayudar. Algunos medicamentos de venta libre para la tos contienen ingredientes como la guaifenesina o la NAC, generalmente considerados mucolíticos seguros que alivian la tos al ayudar al cuerpo a eliminar la mucosidad (normalmente haciéndola más fina y así más fácil de toser); tu farmacéutico puede ayudarte a encontrar uno adecuado para ti.

¿Te sientes mejor?

Antes de romper la cuarentena, las autoridades sanitarias pueden querer (re)hacerte pruebas para ver que realmente ya no eres contagioso. Sin embargo, es posible que el número de casos ya sea tan alto que la gente tendrá que tomar sus propias decisiones. Recomendamos errar en el lado de la seguridad e intentar quedarse en casa un poco más de lo indicado oficialmente.

Si lograste hacerte la prueba, ¡Enhorabuena! Ahora sabes que tu cuerpo ha desarrollado inmunidad ante el virus (presumiblemente, recuerda revisar la ciencia más reciente al respecto). Esto significa que la enfermedad se ha acabado para ti, y que eres entonces, una opción más lógica para ayudar a tu familia y amigos cuando se enferman. Dependiendo del estado en que se encuentre el mundo, puede que quieras informar a tu empleador y a otros que puedan depender de ti que ya has tenido la enfermedad, para que sepan que eres inmune.

  

Nivel 3 – Postrado en la cama

Todos los buenos cuidados en el Nivel 2 no han funcionado y las cosas están empeorando. No significa que hayas hecho algo malo, sólo sigue adelante. Excepto que ahora el paciente se está debilitando. A menudo está demasiado débil para salir de la cama y puede necesitar estímulos adicionales para comer y beber.

Si el paciente eres tu mismo

Este es el momento cuando empiezas a decirle a los que te rodean que estás muy enfermo y que necesitar reposar en la cama. Habla con personas de confianza sobre cómo pueden ayudar en tu cuidado. Recomienda a estas personas o persona que lean este documento. Si en tu entorno hay personas que ya han tenido COVID-19 (algo que será cada vez más común a medida que pase el tiempo), estas personas serán naturalmente los mejores cuidadores ya que presumiblemente serán inmunes al COVID-19. De lo contrario, trata de juzgar lo que es más sabio en tus circunstancias. Por supuesto, no esperes hasta el último momento, porque si la enfermedad progresa, te faltará el aliento, lo que inevitablemente afectará también tu capacidad para hablar y pensar con claridad.

En cualquier caso…

En este punto, lee a continuación todas las señales que indican el Nivel 4. El propósito de la atención en el Nivel 3 es también monitorear al paciente más y más de cerca para captar tempranamente cualquier signo de que el paciente se está moviendo al Nivel 4. Por ejemplo: Si el paciente no es capaz de beber al menos 2 litros de líquidos al día, debe (amablemente) insistir. La deshidratación es una condición médica, y sin este mínimo diario estás rápidamente en el nivel 4.

En la mayoría de los casos, sin embargo, el paciente mejorará después de unos días o como máximo una semana. Sólo quédate con él. Una vez que el paciente mejore un poco, puede volver a cuidarse a sí mismo. Asegúrate de que el diaria sobre la enfermedad y la cuarentena se mantenga hasta que el paciente haya estado completamente bien durante un tiempo. Si has estado cuidando al paciente, tu propio período de autocuarentena de dos semanas comienza ahora.

Trabajo de cuidado

Una gran parte del trabajo que está haciendo en esta etapa es el trabajo de cuidado, que puede superponerse con la enfermería pero no requiere una formación especializada. Recuerda que las personas que necesitan ayuda con el autocuidado básico debido a la enfermedad pueden sentirse avergonzadas de pedirla o aceptarla. Sé amable. Todo el mundo necesita ayuda a veces. Piensa en cómo hacer que el paciente se sienta más cómodo física, mental y emocionalmente; puede hacerlo preguntándose a sí mismo qué necesitaría en su posición, observando los indicios de incomodidad (por ejemplo, escalofríos, sudoración) o preguntando cómo puede ayudar.

Algunos comportamientos posiblemente útiles incluyen:

Diario de la enfermedad

Como se mencionó en la sección anterior, tal vez quieras usar este formulario imprimible, o hacer el tuyo propio.

En esta etapa, debes estar atento especialmente a los síntomas que puedan sugerir un empeoramiento. Lee la siguiente sección para obtener más detalles, pero los síntomas incluyen mareos o frecuencia cardíaca rápida (beba más y coma algo si puede), respiración rápida (eleve la cabeza mientras está acostado o bájela hasta la mesa mientras está sentado para respirar más fácilmente) y un tinte azul en las puntas de los dedos o los labios (cianosis - tome aire fresco, póngase caliente y compruebe la oxigenación de la sangre si es posible). Considere también la posibilidad de utilizar técnicas de relajación para disminuir una respiración o frecuencia cardíaca rápidas que pueden deberse parcialmente a la ansiedad: Escuche música relajante, consulte a un amigo en línea, o vea si puede disminuir su respiración y reducir su ritmo cardíaco contando más tiempo para la exhalación forzada que para la inhalación suave. (Algunas personas usan 4-7-8 y otras prefieren 5-2-5 para tratar de disminuir sus patrones de inhalación y exhalación).

Si cree que la condición del paciente puede estar empeorando, su diario de enfermedad puede ampliarse para incluir lo siguiente:

Si el estado del paciente parece empeorar, pase a la siguiente sección.

Un día típico

En esta etapa, un día típico podría podria verse así:

Te levantas, pesas y anotas el peso en el diario. También es posible que quieras tomarte la temperatura a primera hora, antes de comer o beber, especialmente si lo haces por vía oral, y lo anotas en el diario de la enfermedad.

Luego, debes comenzar a tomar líquidos. Debes evitar demasiada cafeína o azúcar. Toda el agua y el té de hierbas que quieras. Recuerda que quieres beber al menos 2 litros y como máximo 5 litros al día.

Ventila tu casa tanto como sea posible, tal vez mientras el agua para el té o el café matutino esté hirviendo. Si tienes la energía (y suficientes sábanas), considera cambiar tus sábanas si se ensucian o sudan. A continuación, date una ducha rápida si puedes. Mantenerse limpio puede ayudarte a sentirte mejor mental y físicamente.

Come una pequeña y nutritiva comida (fruta fresca o nueces) - algo que te suene bien. También es un buen momento para tomar paracetamol (también conocido como acetaminofén) para la fiebre / dolor si lo necesitas, y no olvides anotar la dosis y la hora.

Si eso ya fue suficiente esfuerzo, te tomas un descanso. Duerme cuando puedas, el sueño es crucial para la curación. Si no tienes sueño pero necesitas descansar, entonces intenta descansar reclinado para que tus pulmones tengan más posibilidades de drenar. Si todavía estás en posición vertical, puede ser un buen momento para un vaho y así ayudar a drenar las vías respiratorias.

Continua hidratándote durante todo el día. Algunas personas encuentran útil vaciar y rellenar una botella de agua de un litro o un recipiente de aproximadamente un litro, para que sea más fácil llevar un registro de aproximadamente cuánto has bebido. Esto también hace más fácil mantener el agua junto al sofá o la cama mientras se descansa.

A lo largo del día, comprueba contigo mismo la fatiga (duerme tanto como sea posible), el hambre (come comidas pequeñas y nutritivas), la sed (bebe cuando te apetezca) y la temperatura (ten cuidado de mantenerte lo suficientemente caliente). Si te sientes con suficiente energía, y sólo si te sientes con ganas, muévete un poco (por ejemplo, ve a dar un paseo corto siempre que esté permitido donde estás, o levántate y baila una canción favorita).

Por último, debes estar alerta a las señales de que tu condición puede estar empeorando y puedes necesitar más cuidados. Contacta a alguien cercano que sepa sobre tu condición, y comunica como te sientes y si necesitas ayuda. Pide ayuda especialmente si comienzas a experimentar síntomas más graves (ver la siguiente sección).

  

Nivel 4 – Los profesionales se encargan

A medida que los síntomas empeoran y el paciente se deteriora, la frecuencia con la que se toman las mediciones debe aumentar. En este punto, el registro debe contener la temperatura, la respiración y el ritmo cardíaco cada pocas horas.

Debe interpretar cualquiera de los siguientes puntos como una emergencia médica:

Pérdida de la conciencia

Existen diferentes niveles. Cuando el paciente pierda la conciencia, toma nota de si el paciente responde cuando le llama (voz), cuando le pellizca el hombro con fuerza (dolor) o si no responde en absoluto.

Si la pérdida de conciencia es breve, el cuidado en el hogar puede incluir animar al paciente a comer y beber, y ventilar la habitación. Pero si persiste, debes buscar ayuda.

Problemas cognitivos / confusión

Probablemente conoces al paciente, así que deberías ser capaz de decir sin ningún tipo de prueba sofisticada cuando el paciente ya no se encuentra en sí mismo. Sin embargo, aquí te presentamos la Puntuación de Prueba Mental Abreviada (la AMTS) que a veces se utiliza para evaluar los problemas cognitivos. Compila la puntuación haciendo las siguientes preguntas, dando un punto por cada respuesta correcta. Una puntuación menor o igual a 8 sugiere que puede haber problemas cognitivos.

La atención domiciliaria inmediata para los problemas cognitivos / confusión puede incluir animar al paciente a comer y beber, asegurarse de que se ha tomado la medicación adecuada para la fiebre según lo previsto y ventilar la habitación de nuevo. Pero realmente, de nuevo, persistente confusión es una mala señal. Es hora de buscar ayuda.

Frecuencia respiratoria muy alto o muy bajo

Cuente las respiraciones por minuto manteniendo la mano lo suficientemente cerca como para sentir la respiración del paciente, observando su pecho, y/o observando su abdomen, mientras sostiene un reloj con un segundero o un reloj digital / cronómetro. La frecuencia respiratoria (FR) debe ser de entre 12 y 20 respiraciones por minuto.

La atención domiciliaria inmediata para los problemas respiratorios puede incluir la ventilación de la habitación del paciente y ayudar al paciente a sentarse en una posición de descanso vertical pero cómoda. También es una buena idea elevar la cabecera de la cama para dormir si es posible, y hay algunas posiciones para dormir que también pueden facilitar la respiración (ver Nivel 3, Trabajo de cuidados).

Si usted o el paciente experimentan falta de aliento o respiración dificultosa, busque contacte a su médico.

Baja saturación de oxígeno

Si tiene un oxímetro (ver página de compras), cualquier saturación de oxígeno inferior al 95% puede indicar un problema respiratorio. Si en cualquier momento los labios o las puntas de los dedos del paciente se ponen azules (o incluso ligeramente azules) (lo que se llama cianosis), ¡llame a una ambulancia! Cualquier cosa menos del 96%, deje entrar aire fresco en la habitación del paciente, y ayúdele a mantenerse caliente.

(También llame a un médico si los dedos de las manos, los pies o los labios se ponen menos azules que esto…)

Si la piel del paciente tiene una capa púrpura de encaje (también llamada livedo reticularis) como la de abajo (y eso no es normal para el paciente), también es una razón para pedir ayuda.

Presión sanguínea muy baja

La presión sanguínea inferior al rango normal (90 mmHg sistólica, 60 mmHg diastólica) es motivo de preocupación. Observe que la presión sanguínea viene en dos números, la presión sistólica y la diastólica. Si tienes un aparato automático barato, debería decirte estos dos números. Si tiene un dispositivo, anote la presión sistólica en el formulario del diario.

Si no tiene un dispositivo para medir la presión sanguínea o tiene problemas para obtener una lectura, intente probar el tiempo de recarga capilar del paciente en su lugar. Compruébelo colocando sus dedos planos sobre una superficie dura. Use su dedo para presionar una de sus uñas desde arriba. La uña debería perder color. Comprueba cuánto tiempo tarda la uña en volver a su color normal. Debería tomar 1 ó 2 segundos. Más tiempo que eso puede indicar baja presión sanguínea. También podría ser un síntoma de deshidratación.

La deshidratación es una causa común de la presión arterial baja, por lo que la atención inmediata en el hogar puede incluir alentar al paciente a comer y beber, especialmente alimentos o bebidas que contengan electrolitos esenciales como el potasio y el sodio. El mareo es un síntoma común de la presión arterial baja, por lo que el paciente mareado querrá tener cuidado al cambiar de posición (acostado a sentado, sentado a parado); puede producirse un desmayo. Pero en realidad, una vez más, si las cosas no se ven bien de alguna manera - si la presión arterial es muy baja, o si el paciente normalmente tiene la presión arterial alta y se ve mucho más baja de lo normal - de nuevo, busque ayuda.

Ritmo cardíaco muy bajo o muy alto

El ritmo cardíaco es más fácil de medir que la presión sanguínea, y generalmente el ritmo cardíaco alto (más de 100-110 latidos por minuto para un adulto) va con la presión sanguínea baja. Las personas más pequeñas y los niños suelen tener normalmente un ritmo cardíaco más alto. La frecuencia cardíaca elevada por sí sola puede no ser motivo de alarma, ya que puede indicar ansiedad o deshidratación. Técnicas de relajación y beber / comer algo podría ser apropiado. Pero una vez más, los valores fuera del rango normal aquí deberían indicarle que busque ayuda médica inmediatamente. Esto es especialmente cierto si se observa una respiración rápida junto con una baja presión sanguínea o una alta frecuencia cardíaca y/o confusión.

Fiebres muy altas que llegan (o vuelven) rápidamente

Si revisas las temperaturas regularmente, querrás ser consciente de que la tendencia puede invertirse repentinamente, incluso cuando el paciente parecía estar mejor antes. Las mediciones regulares son importantes. Una fiebre muy alta (> 39° Celsius) es una señal para buscar ayuda médica. También lo es la fiebre que desaparece y luego vuelve de repente.

Pedir ayuda

Cuando se produce cualquiera de los síntomas anteriores, ¡las cosas son serias! Si es posible, este es el punto en el que ya no deberías tomar ninguna decisión basada en una guía de Internet. No esperes a que las cosas empeoren. Llama a un médico, o llama al número de emergencia y lleva al paciente en una ambulancia pronto. Mantén la calma e informa de la situación tal como está. Tu trabajo está hecho: Has mantenido a un paciente fuera del sistema médico mientras estaba enfermo. Ahora es el momento de que los profesionales se encarguen de ello. Es de esperar que los datos que has estado reuniendo te ayuden a convencer al operador, a la gente de la ambulancia y a los médicos de que no estás simplemente entrando en pánico sin motivo alguno y que probablemente ayude a que el paciente reciba antes la atención que necesita.

  

Nivel 5 – Sobrecarga del sistema

¿Qué sucede si los canales oficiales están sobrecargados?

Lo que estamos viendo desgraciadamente en algunas áreas es que el sistema se estresa hasta un punto de ruptura si demasiadas personas se enferman al mismo tiempo. Puede ser que no puedas contactar personal médico, que las ambulancias se tarden más de lo normal, que los hospitales no acepten nuevos pacientes en absoluto, o que algunos hospitales den prioridad al tratamiento de ciertos grupos de pacientes (jóvenes y sanos, por ejemplo) sobre otros grupos (como los ancianos y/o las personas con enfermedades existentes).

En el caso de que los medios oficiales para obtener ayuda médica no estén disponibles, puede que quieras intentar contactar con ese médico que conoces, la enfermera de la calle, cualquier persona con formación médica y/o experiencia. Si eso no funciona, dependiendo de la urgencia, puede que quieras movilizar a tu círculo más amplio y al del paciente para que sepan que tienes un paciente que no está bien y que no puedes conseguir ayuda. Pregunta en tus círculos por médicos o enfermeras. ¿Usar Facebook? Si después de esto tiene tiempo libre, organiza las páginas de tu diario, asegurándose de que cualquier médico que tenga tiempo para el paciente pueda ver inmediatamente los registros de temperatura, etc. Trata de no parecer demasiado preocupado alrededor del paciente, porque en este momento es probable que no haya nada que él o ella vaya a ser capaz de hacer.

Si logras comunicarte (¿por teléfono?) trata de mantener la calma y ayuda al doctor / hospital a evaluar la situación rápidamente.

En los casos en los que las ambulancias son el cuello de botella y sientes que necesitas una, tendrás que decidir si quieres tratar de conducir a la sala de emergencias o esperar. Planifica a qué hospital vas primero y tal vez tengas a alguien que no esté conduciendo con acceso a Internet, ya sea en el coche o en el altavoz. Por favor, conduce con cuidado en cualquier caso, lo último que quieres es un paciente enfermo en un accidente de coche.


Por ahora esperemos que nuestros profesionales médicos puedan hacer frente a la carga de casos que les llegan. Haz tu parte en la reducción de la enfermedad tanto como sea posible. Intentemos llegar todos juntos al otro lado de esta situación.